Y el fuego sigue ardiendo….

…Nunca se sabe de dónde te llegarán los momentos agradables. Hace unos días me tocó unos inesperado, y menos mal que se tomó la molestia de avisarme mediante mensaje porque voy leyendo los post de los blogs que sigo con retraso y no me entero mucho.

Hay un premio circulando por esta vecindad global y ¡yo fui una de las premiadas! y lo mejor: ¡a mí me lo concedió una de mis blogueras favoritas! Como para no alegrarme, me lo dio Byp, Bypils, una chica cuyo blog es un chorro de agua fresca leerlo, con una redacción superamena y con una imaginación que supongo yo que  fue la típica hija única que se inventa historias para jugar y ahora de adulta esas historias las transcribe en papel, porque si no no me explico tanta capacidad para alegrarnos con sus relatos.

Bueno, que sueno pelota pero no lo es, léanla.

Me toca entonces pasar el premio, Byp dice en su post que se debe hacer a cinco blogs, pero yo he decidido que serán cuatro los premiados por mí. De todas maneras se lo daría también a mi premiadora en cuestión, a Alan, a Mens, a Mer y a Cruz, pero ellos ya tienen sus distinciones… así no se ponen pretenciosos 😉

Bubbles & Cheese: esta es una argentina reboluda (con cariño) que tiene una espectacular forma de reírse de sí misma haciendo de su vida relatos que son monólogos. Te ríes mucho con sus historias aunque no le entiendas un cuarto de lo que dice por su jerga porteña, da igual: la tía tiene el talento de contar bien y divertirte.

Trapitos al sol: Y sigo en el Cono Sur, argentina también, María Mirta Lepetisa es un personaje de una señora de servicio (limpiadora, chacha, cachifa, como se entienda según el país) que cuenta su vida en las casas en las que limpia. Estuvo un tiempo desaparecida pero acaba de volver, solo que no la he leído porque voy con retraso. Como dicen ellos, te repartes de la risa che.

Zambullida: La conocí hace poco, creo que a través de Mer o Byp. Es impresionante la capacidad que tiene para describir con poesía todo lo que siente y lo que ve. Hasta los sentimientos más tristes suenan bonitos escritos por ella. Castellana y poetisa.

Más que vivir: La dulce Eli. Mis comienzos con ella fueron medio accidentados gracias a mi proverbial impertinencia… pero es una chica tan dulce que es fácil fluir con ella. Escribe sobre la vida y sus facetas, y admiro su vocación de servicio para con los demás, sus ganas siempre de empatizar y sacar lo mejor de la gente, una boricua encantadora.

Ya está. También tengo que escribir 5 cosas sobre mí pero esta parte nunca me ha gustado, así que solo puedo decir que soy treintañera, me siento desubicada la mayoría de las veces y por eso me la paso buscando y aprendiendo y buscando y aprendiendo…

Que el fuego siga ardiendo…

Hoy

Hoy hace un año escribí mi primer post, antes de eso había hecho un primer intento de blog en Blogspot, pero entre que no me gustó el formato y que no me  había tomado muy en serio lo de escribir por esta vía no lo cuento como tiempo.

Después de ese primer post escribí uno que se titulaba El insomnio y Candy Candy,  con él, Candy Rose White, la bloguera, contactó conmigo dejándome un comentario, yo luego visité su rincón, y a raíz de eso fue que el Oso Hilandero entró en mi blog. A partir de Alan Rulf es que he ido haciendo «pandilla» de forma directa o indirecta.

Hoy estoy totalmente enganchada, a escribir posts, a leer posts y a compartir experiencias y relatos con personas que tienen en común el mismo cariño por la escritura y se expresan a través de las letras como yo lo hago. Hoy les quiero decir que estoy encantada de conocerlos, y me hace feliz esta red que hemos formado con gente de cualquier edad y cualquier origen… Aquí vendría el momento del brindis con las copas de cava, pero como es imposible por esta vía ahora usamos la imaginación tan prolija que tenemos para chocar copas…

¡Salud!

«The Versatile Blogger”, el maravilloso premio cadena

«Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado el sonido y el abecedario
Con él, las palabras que pienso y declaro…» Mercedes Sosa

En estos momentos estoy viviendo una preciosa experiencia. Vivo cómo una cadena de premios nos va dando un regalo a cada uno de los implicados… el regalo de expresarnos por esta vía y de poder disfrutar las emociones que produce en nosotros mismos y en los que nos leen y a los que leemos.

Comenzó Lissa (aunque en realidad no sabemos de donde llegó el primer premio), desde USA, que le regaló el reconocimiento “The Versatile Blogger” a Cruz del Sur, un chico que no conocía y que escribe preciosas letras desde Argentina, él a su vez se lo otorgó a Mercedes, la dulce Mer que escribe y pinta y te conmueve; y  ella se lo dio a Alan y a Mensnudum. Ésta última nos lo cedió a Silvia (que ahora conoceré) y a mí, escribiéndonos unas bonitas palabras…. y ahora tenemos que seguir la cadena.

Quien diga que las relaciones en la red son frías, no sabe lo que se pierde, lo escribí hace un rato en el blog de Mensnudum y ahora lo vuelvo a hacer. Estuve mucho tiempo decidiéndome a tener un blog, y luego que lo he hecho he descubierto un mundo maravilloso en la Red, donde encuentras gente que escribe desde el corazón con ganas de compartir.. lo gracioso es que en mi caso todas mis relaciones parten de un oso hilandero que anda por ahí redactando cuentos emocionantes (será Alan una especie de Matrix??) y graciosos. Gracias chico.

Lo malo de eso es que ahora tengo que seguir la cadena, y yo elegiría a Alan, a Mer, a Mensnudum, a Bypills y a Fibonacci, a los cinco, pero como los tres primeros serían repetición, les paso el premio a los dos últimos…

A la genial Bypills, por su versatilidad y porque es un baño de frescura cada vez que la leo:

http://nonperfect.wordpress.com/author/bypils/

Y a la Cacharrería de Fibonacci, porque me encanta su particular visión de las cosas y de cómo las expresa:

http://unacacharreria.blogspot.com/

Se supone que ahora tengo que nombrar 7 aspectos de mí misma, pero creo que ya hablo bastante de esta treintañera en el blog. Prefiero dejarlo así.

La velocidad

Desde que me vine a Barcelona mi vida de lunes a jueves consiste en trabajar de 10 a 6, salgo, me vengo caminando a casa, me conecto a internet un ratito (y eso que trabajo en una web, es un síndrome, como escribió Bypills en su blog), luego voy a correr, vuelvo, hago la cena, preparo la comida del día siguiente, ceno, me ducho, y me vuelvo a conectar un ratito (lo dicho, tengo un síndrome de dependencia virtual): reviso las redes sociales, el correo, busco trabajo (que ya tengo, pero por si acaso), converso por chat con un amigo mío,  pero todo por encima porque no tengo mucho tiempo y lo dejo para el fin de semana; hablo con mi chico y a las 11:30 o 12 me acuesto a leer, para luego apagar la luz y dormir. El viernes la rutina cambia porque salgo del trabajo a las 6 y a las 8 entro en otro, y esa misma jornada nocturna se repite al día siguiente.

El sábado me levanto tarde porque me encanta dormir cuando puedo y retozar en la cama, pero me programo para hacer las cosas que he ido dejando el resto de los días y otras actividades necesariamente fastidiosas como limpiar, lavar ropa, etc.

El domingo es el día que tengo enteramente libre y lo planifico al levantarme para hacer cosas que considero no he hecho aún por falta de tiempo, y si puedo planeo algo de ocio.

Total: que JAMÁS dejo unas horas para dedicarme al placer de no planificar absolutamente nada salvo la de hacer lo que me apetece justo en el momento.

Y eso cansa.

Por lo menos a mí me está cansando psicológicamente, me di cuenta hace dos días. Aunque desde hace tiempo trato de bajar un poco la velocidad de mi cotidianidad, lo tengo tan asimilado que lo vuelvo a hacer sin darme cuenta. Y lo relaciono con lo que he leído últimamente sobre el ritmo tan vertiginoso con el que vivimos que no puedo dejar de dar razón.

Concienticé  que lo estaba volviendo a hacer porque ayer me estaba planteando de nuevo pedir más horas de trabajo los fines de semana para ganar más dinero.

Entonces me dije eh eh eh, stop. Necesito ganar más, pero no quiero seguir sacrificando mi tiempo por mi carrera desbocada.

Si pido más horas y trabajo los sábados en el día, el domingo tendré que hacer las cosas necesariamente fastidiosas y todo lo pendiente; si hago eso, no me quedará nada de rato para no hacer nada salvoloquemeapetecejustoenelmomento… he vivido muchos años así (casi toda mi vida, porque no sé porqué siempre me he empeñado en estar estresada) y ahora trabajo para desaprender esa manía.

…lo malo es que hoy es sábado, he tenido un día muy tranquilo y sabroso aunque haya estado haciendo las cosas fastidiosas, ahora he estado leyendo blogs, escuchando la serena voz de Jorge Drexler.. pero me tengo que ir a duchar porque trabajo a las 8..

Creo que la felicidad es buscar el equilibrio