Inevitable

Y este blog ha llegado a su fin.

Hace unos días cumplí 40 años. Lo escribo y no lo creo aún.

En varias ocasiones durante los meses previos me imaginé el post que iba a redactar a propósito de ello, por todo lo que significaría en mi vida y lo que implica para este blog -la pérdida de la razón de ser de parte de su nombre-.

Pensé en una entrada escrita en tono jocoso con imágenes sacadas de Google como las que uso a veces con caras exgeradamente expresivas para reírme de mí misma y del pánico que me daba llegar al numerito.

También pensé en un post escrito desde la nostalgia por todo lo que estaba dejando atrás.

Pero resulta que el cambio de década me ha afectado más de lo que pensaba, y cuando llegó el día no tenía ganas ni ideas para escribir el texto en el que contaba que me había convertido en una mujer de 40 años.

Y como sigo más o menos igual, porque cuando algo me afecta mucho suelo quedarme en primera instancia sin inspiración para escribir hasta que después de tanto acumular exploto y las musas bajan, y quiero escribir el post porque este blog no puede seguir así, decidí contar exactamente lo que me pasa, aunque no sea el mejor texto ni el más bonito de este querido diario…

40 es un número muy gordo.

Y no lo digo porque no he tenido hijos y se me va a pasar el arroz puesto que no me interesa reproducirme.

Ni siquiera es el cambio físico que empiezo a notar con ciertas arrugas que antes no estaban. Aunque dé la sensación a veces de que la vejez es un error social que deberíamos evitar a fuerza de potingues y bisturí.

40 es un número imponente cuando aún sientes que no has hecho las cosas que aspirabas a llevar a cabo antes de.

Y te planteas dónde han estado los fallos, cuáles han sido los errores. Incluso piensas en lo que harás a partir de ahora para que no llegue otro número gordo y te sientas igual de insatisfecho.

Pero hay momentos, como los que he vivido estos días, en los que me he preguntado dónde se quedaron los sueños de quinceañera cuando este presente sonaba tan futuro; en los que me he reprochado -y por qué no decirlo, fustigado- por lo que no hice, porque soy de las que piensa que esa es la única cosa digna por la que arrepentirse; en los que me he preguntado por qué el puto miedo me ha podido en tantas ocasiones.

Ay, Benjamin Button.

Pero como siempre me digo, hay que seguir, lo contrario es abandonarse. De estos días he sabido que quiero estar en paz conmigo misma y hasta un relato ha surgido para ese proyecto de libro que tengo y que tanta ilusión me hace.

A partir de ahora este blog se llamará Diario de una cuarentañera desubicada, si WordPress me deja y no está ocupado ya el nombre. No acepto el término cuarentona por la connotación despectiva que tiene, y como sigo igual de descolocada que hace 10 años, no es necesario cambiar mucho más.

En realidad, no se si alguna vez me sentiré ubicada, pero eso ahora es lo de menos.

Seguiremos.

diario de una cuarentañera desubicada, 40 años, mujer de 40

40 años

 

PD: cambié el nombre pero no la url. WordPress me dice que si cambio la dirección y no quiero perder el tráfico tengo que comprar una herramienta e instalarla. ¿Alguien conocer un procedimiento sencillo? Gracias!!!

Anuncios

24 comentarios en “Inevitable

  1. Felices 40 mujer!!! Lo que debes comprar es una “redirección”, lo haces desde tu dashboard y es super sencillo. Son un par de clicks. Si tienes dudas le dices a la gente de wordpress y te ayudan, o escríbeme por facebook y te doy una mano 😉 ¡Felicidades en esta nueva etapa!

  2. No desesperes, hace 4 días pase por lo mismo y ahora estoy en puertas de los 45. Este es el cambio más grande que vas a notar,que el tiempo a partir de ahora pasa mucho más rápido. Pero ya veras como es la mejor etapa, todavía estás igual de lozana que a los 30 pero con mucha más sabiduría. Felices 40

  3. Nunca te ubiques , querida TD ( o debería poner CD ?? 😉
    Lo más potente de la vida es que nunca sabes cuál va a ser el tramo final…Supongo que quien se da cuenta a tiempo, sabe que lo que importa no es un número ( imagina que cambián la duración del año por temas astrofísicos inevitables y cada cinco fueran uno !) lo que es verdaderamente importante es la calidad del tramo…;-)
    Feliz tramo, CD.
    Un fuerte abrazo.

    • Si. Como le dije a Tejas, supongo q es una etapa. Yo realmente no pensé q me iba a poner a pensar tanto, pero la fecha ha coincido con circunstancias laborales y económicas no muy buenas y la combinación es lo q ha hecho que estè estos días así.
      Gracias por tus palabras!
      PD: ahora el blog está con títulos combinados, pero si, ya pasaré a ser CD 😄 la gente no sabrás si son unas iniciales o es que te recuerdo a un compact disc 😂

  4. No, no, no, no los vivas con dolor; parece fuerte, si, decir 40, luego te acomodas las plumas y ya, pasa… yo tengo una teoría que voy compartiendo a necesidad: cumplir 40 significa que ya te has adueñado de todos los anteriores, y si son todos tuyos, pues usa los que quieras!! no hay que salir con todos juntos a la calle, a nadie le hace falta y nadie tiene derecho a reprochartelo. Y que no los uses juntos no significa que no te hagas cargo de ellos, tranquilamente pueden ser tus segundos 20…. Vamos! ensaya una sonrisa y a brillar! Feliz cumpleaños!
    (puedes ser una treintañera+10 😉

  5. En mi caso, hace tiempo que me borré de la cabeza el cumplir tantos años. Me quedan pocos para dejar de ser un “treintañero” desubicado.
    Lo que si afirmo con rotundidad es que practicar el hábito sano que tenemos con nuestros blogs no sólo rejuvenece, sino que nos sienta de perlas!
    Se llame como se llame este blog tuyo, estaré encantado de seguir leyéndolo.

  6. Bueno mi querida Laura, la edad es lo menos importante cuando pareces de 25 años, así que tranquila que todavía te faltan unos 15 para llegar realmente a los 40. En fin, te seguimos leyendo no importa la edad. Muchas felicidades, bendiciones y mis mejores deseos en tu nuevo año de vida. Acá entre nos… a mí me faltan algunos años, pero ya también ando aterrada con la idea de cumplir los 40, jajaja!!!! Un abrazo!!!

  7. La juventud no es una cuestión de edad, y eso es algo que no terminamos de comprender ni de aceptar. Nos debatimos siempre entre la levedad y la pesadez. Creemos que la canción “I´m eightenn” de Alice Cooper sólo aplica a los 18, pero con el tiempo nos percatamos de que aplica a los 28, a los 38, a los 48… Jeje. Disfrútalos.

  8. Te veo tan segura en todo lo que escribes, que no comprendo tu pánico. Puede ser que yo lo haya tenido, pero para decirte la verdad, ya no lo recuerdo.
    Adelante…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s