Infinito

Hace mucho que no disfrutaba tanto unas vacaciones.

Bueno, no es que no haya vivido con gusto las anteriores, pero en estas fui más consciente, las saboreé como quien paladea un helado que le gusta mucho, los trocitos de chocolate que vas encontrando en el cucurucho de nata y que por no saber dónde estarán los esperas con ansia y disfrutas cuando la lengua se topa con la forma sólida en medio de la crema.

Fueron días de volver a mirar adentro, de observar esos ruidos que a veces pueblan demasiado tiempo mi cabeza mientras me dejaba llenar la piel por el sol. De quitar el tapón de la vasija para que eso dañino que estaba enquistado saliera.

Fueron días de observar las nubes en el horizonte cada mañana y deleitarme haciendo un análisis de sus formas y tamaños. Y nada más.

De escuchar el ir y venir de las olas arrullándome el sueño.

De saborear la cerveza en la terraza mientras los pensamientos viajaban a su antojo sin ningún plan.

De tocar su piel con las yemas de mis dedos por primera vez.

De paladear la belleza de un buen libro y hasta de perder el tiempo con uno malo.

Fueron días en los que la brisa no solamente me acarició la piel. Y yo sentí de nuevo que puedo comerme el mundo como cuando tenía 20 años.

verano, vacaciones, agosto, pensamientos

Verano

 

Anuncios

4 comentarios en “Infinito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s