Imprevisto (de Navidad)

– Advertencia: este texto contiene tacos y groserías por exigencias del guión- 🙂

(En una casa en las afueras de Madrid)

– Bien. El plan está saliendo tal y como lo estipulamos…

– Si, y estos turrones están que te mueres. Me encantan estos dulces que hacen los españoles.

– Si! Y los mazapanes? Están buenísimos!  Y nos dejaron una bandeja gigante!

– ¿Y te acuerdas de los cupcakes  y la cheesecake que nos comimos en la casa de Nueva York? Impresionantes!!

– Y la pavlova en Australia? ¡Riquísima!

– ¡A callar! Que se despiertan los niños. Y no pueden enterarse de que no somos el pendejo de Santa Claus.

– Espero que el gordo no haya despertado aún porque ahí sí que nos metemos en un lío.

– ¡Qué va! Con todo el somnífero que le pusimos en el té a él y a doña Claus no se van a despertar hasta mañana cuando ya estemos de vuelta  en el Polo Norte.

– Mmm (mientras masticaba otro mazapán) pues al regreso en el trineo decidimos qué le diremos para que no nos castiguen todo el año que viene.

– Si…. (cogía ahora polvorones) aunque no me neguéis que mi idea de suplantar al gordo este año repartiendo los regalos a los niños ha sido insuperable.

– Pues si. Cada Navidad llega contando todo lo que se ha comido durante la noche y nosotros pringando después de tanto trabajo.

– ¡Que se joda! Nosotros hacemos los juguetes y él se lleva lo mejor.

– Si… Lo malo es que con tanto dulce me está dando un empacho… ufff.

– Ya yo fui al baño a dejar mi recuerdito para que me quepa más comida.

– ¡Joder tío, qué guarro eres!

– Por lo menos que valga la pena el castigo del gordo… y con lo pequeños que somos no nos cabe tanta comida como a él.

– ¡Yo no puedo más! Tengo que desabrocharme el pantalón.

– Hostia tío, te estás pareciendo al gordo en versión mini con ese barrigón jajaja.

– ¡Uffff qué peste! ¿Quién se echó ese pedo?

– Yo… es que no puedo más.

– Aghhhhh ¡asco!

– Shhhhh. Esperad… Qué es ese ruido?

– No sé… Parece que viene de afuera.

-Sí, ¡¿pero qué será?!

– Ni idea… ¡Coño! ¡El trineo!

– Espera que miro… ¡los renos!  ¡Que se van, que se van!

– Pero…ehhhhh paren!! (salto por la ventana) ¡Rudolf detente!

(Todos corriendo detrás del trineo).

– ¡Rudooooolllffff!!!  Si ya decía yo que este bicho es tonto con esa nariz roja…

(Siguen corriendo mientras se quedan casi sin respiración).

– ¡¡¡¿Pero qué les ha pasao??!! ¡¡¡¿Por qué corren??!! ¡Rudolf!! ¡Renos!!!

– ¡Apúrate! ¡Agárrate del trineo que yo te cojo por un pie!

(Uno de los duendes logra colgarse del trineo cuando ya empieza a volar y los demás lo siguen asiendo el pie del otro).

– ¡¡¡¡¡¿Rudolf qué te pasa??!!

– ¡Está como asustado!

– ¡Ya se! ¡Mirad a la izquierda! ¡Mirad a la izquierda! ¡¡¡Por eso salió espantado!!!!

– ¡¡¡¡¡¿Qué es eso??!!! ¡No distingo!

FINAL 1

– Una valla anunciando que vienen los 3 Reyes Magos. ¡El bicho tarado le tiene pánico a los camellos!

– ¡Rudolf no corras tanto!! ¡Para! ¡Para!

FINAL 2

– ¡Una valla con el anuncio de la Lotería de Navidad!

– ¡Para Rudolf para! ¡El nanananana no es un duende malvado, es Raphael!

– ¡Que nos caemos! Paraaaaaaaaaaa

duende gabitogrupos

Google

Anuncios

10 comentarios en “Imprevisto (de Navidad)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s