Hábitos

Me encanta observar a la gente. Preguntarles. Ver sus gestos. Ponerme en sus lugares para entender sus puntos de vista desde sus puntos de vista. Comprender los infinitos matices que tenemos cada uno y que nos hacen seres únicos e irrepetibles. Esos pequeños gestos que revelan nuestras rutinas, los recovecos que esconden nuestras luces y sombras, los detalles que provocan que cada uno seamos pequeños cofres con muchos compartimientos que nunca terminamos por descubrir, ni siquiera el propio. Eso me recuerda algo que he pensado otras veces, que cuando vez a una persona en su entorno familiar entiendes más sobre su forma de comportarse en algunas situaciones. Pero eso ahora no viene al caso.

Mi trabajo en el restaurante me permite de sobra practicar este pasatiempo. En un espacio reducido (nuestro local es pequeño) veo pasar a unas cuantas personas cada día, obviamente no converso con todas, solo con algunas hablo, las que vienen con frecuencia y tienen apertura para la conversación, con otras solo cruzo las palabras necesarias, pero si vienen a menudo las veo. Y me resulta fascinante lo complejo que somos.

Tengo por ejemplo una clienta que trabaja en una gran empresa… desde hace más de 20 años, una cosa que para mí es inconcebible en ella resulta natural. Conversamos mucho sobre muchos temas  y me identifico con ella en su no-ganas de reproducirse. Por lo que me cuenta siempre tuvo claro que no quería hijos y que prefería aprovechar la vida en viajar y otras cosas, y su marido no tuvo problemas. Actualmente es una guapa mujer madura que parece muy a gusto con su vida, con hábitos establecidos incluso hasta en los tiempos de vacaciones. Yo, que soy caótica para algunas cosas y no he durado más de dos años en un trabajo la veo y me impresiona.

Hay otra chica, de unos 40 y algo, que actualmente está sin trabajo. Es una mujer muy distante, con una actitud bastante apática la mayoría de las veces, tanto, que cuando comencé a tratarla como clienta me molestaban sus formas de pedir las cosas, siempre con desgano y como si nada le gustara. Luego con el tiempo vi que hay días en los que llega más dicharachera, y su cara pasa de apagada a verse incluso más jovial y luminosa cuando sonríe, además de que alguno de esos días me ha contado cosas de su vida personal así sin más. Tengo la sensación de que es una chica con muchos altibajos anímicos (como yo) y de que es buena gente,  simplemente tiene un carácter especial.

Luego hay un señor de edad madura que trabaja en una gran empresa. Se considera de derechas, y me ha contado varias veces que cuando Franco gobernaba España el país era una gran potencia a nivel mundial en no sé qué renglón, creo que el textil, no me acuerdo. Y si alguien le dice algo del PP su argumento es: Y los del PSOE?… Me impresiona porque para mí hablar de las ventajas de una dictadura es algo aberrante. Pero supongo que en su cabeza sus razones serán justas para creer lo que dice.

Pero de todas las personas que observo, los que más me gustan son un grupo de “chicos” que me resultan sencillamente fascinantes. Son 5 jubilados (a veces 6 o 7), antiguos miembros y activistas del Partido Comunista español, de los que lucharon en la clandestinidad y algunos incluso vivieron un tiempo exiliados. Hoy son 5 señores, varios de ellos abuelos, que luego de su actividad política se convirtieron  en emprendedores, asesores de grandes empresas, y ahora viven una feliz jubilación económicamente hablando. Cada vez que se reúnen establecen diferentes temas para discutir sus opiniones, y se turnan para hablar mientras comen y juegan al mus después. Pueden conversar igual sobre los principios que promulgaba Nietzche, lo mal nacido que era Einstein como padre y marido o el capitalismo en las clases obreras del siglo actual, van saltando de un tema a otro y con cada uno sostienen largas diatribas en las que incluso llegan a discutir acaloradamente. Unos tipos cultos sin duda, que se respetan entre ellos aunque en ocasiones se alcen la voz por desacuerdos ideológicos o la jugada que han hecho con las cartas, pero son amigos del alma. A mí me encantaría tener tiempo para sentarme solo a escucharlos, aunque me fastidie un poco cuando me dicen que en Venezuela el chavismo ha logrado avances en la sociedad, porque soy contraria y lo considero incoherente viniendo de ellos que tienen tantos conocimientos, pero imagino que que por sus pasados políticos mirarán con buenos ojos el supuesto socialismo de mi país. Aunque no hayan vivido nunca allá.

Si es que las personas damos para miles de historias. El otro día tuvimos un cumpleaños que comenzó a las 2 de la tarde y terminó aproximadamente a las 12 de la noche. Como hacía buen tiempo los invitados siempre estuvieron fuera en la “terraza” (un barril para apoyar la bebida que tenemos en la entrada), y ya cuando eran más o menos las 8 de la noche el jaleo que tenían con tantas copas era bastante gracioso. En un momento dado hicieron una especie de pasillo en la acera y vitoreaban a cada persona que pasaba. Unos los miraban mal, otros seguían la guasa, y en una de esas que los miré vi que había un chico nuevo en el grupo hablando con ellos. No le presté mucha atención porque estaba ocupada, pero al ratito me llamaron, y el chico que no había visto antes , que llevaba lentes de sol puestos a las 8 de la noche, se los quitó para mirarme (tenía los ojos enrojecidos), sacó de su cartera un billete de cien euros y me dijo: ponme una cerveza y ponle a ellos lo que quieran. Los otros empezaron a aplaudirle. Yo no entendía nada. Les llevé las bebidas y, como a los anfitriones del grupo los conozco porque son amigos de mi chico, le pregunté a ella quién era el tipo, – ni idea, me dijo, pasó, lo jaleamos y se quedó con nosotros. Nos dijo que firmó los papeles del divorcio ayer y ahora está en fase de todo… Me dio pena. Aunque no se veía muy consciente de lo que hacía, no sé si por droga o alcohol, tuve la sensación de que buscaba desesperadamente compañía.

Podría continuar contando pero creo que alargaría demasiado esta entrada.

Después hay quien dice que las cosas son blancas o negras…

Música de matices y circunstancias para cerrar, Up, una de las bandas sonoras que más me gustan.

Google

Anuncios

13 comentarios en “Hábitos

  1. Tú sí que con ése trabajo tienes tema. Cada uno de los que has retratado, puede ser un cuento corto, una nueva crónica.
    Me encantó porque sabes mirar, y se lee todo tu escrito con mucho placer.
    Te voy a agradecer el premio recibido en mi Blog, sin contestar las preguntas.
    Un abrazo fuerte.
    Hasta pronto.

  2. He trabajado años en hostelría y es un trabajo fasciannte, precisamente por eso. Llegas a conocer una pequeña porción de la variedad infinita de personalidades y versiones del ser humano que existen.
    Besazo

    • Te voy a ser sincera: lo único que me gusta de la hostelería es precisamente lo que cuento en este post: la gente. De resto me parece un oficio muy duro, muy físico y desgastante y demasiado sacrificado. Bueno, si has tu has trabajado en el sector ya lo sabrás

  3. He trabajado en una multinacional casi los últimos veinte años y la despedida, fue en el mismo restaurante que comí la primera vez, cuando llegue a esa empresa que por cierto contribuí a inagurarla.
    Creo que el restaurante fue la continuación de mi casa y sus empleados casi familia.

    Un saludo.
    efe

  4. ¡Me encanta tu clientela, Laura! También a mí me gusta observar a la gente y charlar con los desconocidos. Te aseguro que me echo con ellos mis buenas parrafadas. 🙂

    Tranquila, soy la reina de los altibajos anímicos y sólo de imaginarme trabajar en una empresa 20 años se me ponen los pelos como escarpias.

    Un fuerte abrazo, niña.

    P.D.: Me ha gustado que a las cuarentonas las consideres chicas. Soy una chica,¿verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s