Descontrucción de razones

Un corte de pelo significa cambio. Muchas veces dicen por ahí que cuando una mujer se hace un cambio de look es porque también quiere un cambio en algún aspecto de su vida, o en todos. Lo que no sé es por qué no se incluye a los hombres en ese principio, mi hermanito por ejemplo, a falta de pelo -se está quedando calvo- juega con su barba, y se hace unas formas, de acuerdo a mi gusto horrorosas, que cada ciertos meses cambia.

Yo hace un año tenía el pelo casi por la cintura, solo me cortaba las puntas, y llevaba con el mismo aspecto unos cuantos años. Un día por estas fechas entré en la peluquería a la que siempre iba y le dije “córtame el pelo por los hombros”, me miró sorprendida y me dijo “¿segura? Sí”. Y me lo cortó. El desahogo de peso sobre mi cabeza fue notorio, y estaba consciente de que era una forma de expresar lo necesitada que estaba de un cambio de vida. Efectivamente el cambio se dio y me fue creciendo el cabello a lo largo de este año.

Hace unos días me lo volví a cortar, le pedí a la misma peluquera el largo que me dio el año pasado. Luego del corte me acordé del principio aquel que dicen muchas veces y caí en cuenta que precisamente ahora estoy buscando otro cambio en el plano laboral. Es curioso porque antes no me pasaba esto tan seguido. Creo que la treintena me ha vuelto más decidida. O más desubicada, no sé.

Anuncios

14 comentarios en “Descontrucción de razones

  1. Estoy segura, por experiencia propia, que los cambios siempre son para bien y eso teniendo en cuenta que no siempre los buscamos.
    Así pues, estoy segura que si creas ese cambio en tu mente, lo enfocas y perseveras, no tardará en llegar.

    ¡Suerte!

  2. Dos cosas: creo que el corte de pelo, en la mujer, tiene que ver sencillamente con el peso del pelo; solemos llevarlo largo, y al cortarlo, la cabeza nos resulta más liviana…, y por ende: “la cabeza nos resulta más liviana”…ejeje
    Y otra, también creo: que los treinta nos vuelven decididamente desubicadas, jugando un poco con tus palabras.
    Ya no pensamos en el qué dirán, sino en lo que queremos, en lo que sentimos, sin más vueltas.
    Muy linda la reflexión 🙂

    Pdta: y a ver si te animas a poner una foto con tu nuevo corte de pelo 🙂

    • Me dio mucha risa tu “primara cosa”
      Y tienes todíiiiiiiiiisima la razón con la “segunda cosa”, por lo menos en nuestros casos afortunadamente: veo a tanta gente que se empeña y hace tantos esfuerzos en ser infeliz que paso, no quiero, y cuando veo que me estoy durmiendo en los laureles zas! me corto el pelo 🙂
      Pdta: Me da un poco de corte poner la foto, si me animo te aviso 😉

  3. Yo me corto el pelo cada vez que estoy con algún problema rondando mi cabeza, no se si para descargarme de peso y para librarme de pensamientos negativos.
    Cortarse el pelo es divertido, el cambio de imagen siempre te hace sentir joven, más ligera y decidida.
    Bien por los cortes de pelo y por tu decisión.
    Muchos besitos

  4. …pero lo de cortarse la melena ( hasta la cintura!) por los hombros, eso requiere mucho valor. Una vez superado eso, ya puedes entran en la pelu sin miedo.

    Esta semana te preparo el envío del “porfa”. ; – )

    Abrazos.

  5. ¿Por qué dices que no se incluye a los hombres en ese principio? Si luego cuentas lo de tu hermano… En mi caso también se aplica, pero no con la longitud del pelo (en eso tenemos menos margen). Una vez que decidí cambiar, me dejé barba. Hace 22 años de eso. No me la he quitado ni en verano, nunca.

    Está bien que seas decidida, y seguro que tu cambio llegará.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s