Relax de domingo

Todos los días laborables paso por la Sagrada Familia, por la fachada de la Pasión, que es la que más me gusta particularmente por ser más austera. Por lo general tengo que ir sorteando los grupos de turistas que están extasiados viendo al gran templo, y como no, tomándose fotos. De vez en cuando me detengo y espero educadamente  a que terminen de tomarse su fotito que les hace tanta ilusión. Otras veces lo siento mucho pero paso por detrás sin aguardar. Me pregunto en cuántas fotos no habré salido ya como personaje de fondo bien atravesado. Queda uno inmortalizado sin comerlo ni beberlo, y a veces pienso en si cuando los dueños de las imágenes las muestran a sus allegados la gente se fijará en los sujetos mal puestos dentro del cuadro… incluso pienso en que podría ser una sorpresa ver la foto de alguien en un algún rincón del mundo y de repente ¡zas! ves que de fondo, caminando distraído está Fulano, el vecino de arriba..

Bueno, eso es en los días de trabajo. Hoy es domingo y pasé por un costado de la iglesia porque un amigo me regaló un pase para un spa y me fui a darme un rato de relax. Llegué al sitio, me dieron las instrucciones, cogí mis toallitas y me cambié, luego me fui a la zona correspondiente  y me di mi ducha para meterme en la piscina de chorros de agua con diferentes efectos. Ahhhhhhh!! ya solo meter los pies empieza a producir una sensación soporífera que va subiendo por todo el cuerpo a medida que te vas introduciendo, el agua calentita da sus frutos.  Comienzo por el chorro fuerte que da  en toda la zona alta de la espalda y el cuello, la sensación es maravillosa, sobre todo porque es una de las dos zonas que más tensas tengo. Luego, cuando se acaban los minutos de agua me voy a una cama dentro de la piscina que tiene chorritos a todo lo largo y con efectos tonificantes por toda la zona reversa del cuerpo, ahí ya entro en un estado como de atontamiento  producto de dejarme llevar por el efecto de la fuerza del agua. Pienso en cosas y en nada a la vez, es una especie de éxtasis..

De ahí me voy al chorro que da en la región lumbar ¡guao! esa es mi otra zona problema. La sensación es tan rica que podría quedarme horas allí.

A medida que pasa el rato van entrando más personas a la piscina, y entonces me pregunto por qué todos venimos a relajarnos a un spa. En las últimas ¿dos décadas? han proliferado este tipo de centros, al igual que todo lo que tiene que ver con técnicas orientales de ayuda, autoayuda y recontrayuda (y que conste que yo soy una alumna fascinada con el yoga). En la época de mis abuelos, o incluso de mi mamá esto no existía, la gente se relajaba con pasatiempos más sencillos…  será producto de la globalización o de que el mundo se ha acelerado tanto que estamos desesperados por encontrar recursos que nos ayuden a olvidarnos un rato de nuestra velocidad??? si el ritmo de vida fuese más tranquilo no necesitaríamos de spas y por lo tanto no existirían…

Después me fui al baño turco, creo que es lo que más me gusta de todo el centro, el aire mentolado le viene superbien a mis pulmones con su problema de alergia. De ahí me pasé a la piscina a nadar un ratito (estoy aprendiendo ahora!) y me fijé cuando iba de espaldas que desde el techo acristalado se ven las cuatro flores que rematan las sendas torres de la fachada de la Pasión . Me hubiese gustado tener una cámara en ese momento para retratar ese segundo de total tranquilidad que vivía, además de que me hubiese quedado una foto muy original con un ángulo de la iglesia distinto. Y sin entrometidos atravesados.

Anuncios

13 comentarios en “Relax de domingo

  1. ¡Hola cariño!
    Por fin de nuevo entre nosotros.
    No me extraña que este domingo te lo hayas tomado de relax, con tanto trabajo como tenías. Por cierto lo describes, de tal manera, que estoy dispuesta a conocer estos sitios de los que, todo el mundo habla y que parecen estupendos.
    Un fuerte abrazo y cuidado con los turistas.

    • Hola Mer!! buenos días… te recomiendo los spas! de verdad que son maravillosos si te escapas de vez en cuando a un sitio de esos y desconectas del mundo, sales renovado… creo que a partir de ahora tendré más tranquilidad, es solo que estoy aprovechando las oportunidades para ganar dinero extra y ahorrar. Un abrazote!!

  2. Creo que todos los centros de spa, ayuda y recontrayuda (me encantó ésta última) forman parte del momento indivualista que se ha estado forjando en las últimas dos décadas. Aunque los romanos ya usaban las mismas técnicas, no es nada nuevo, ahora parece que surge el momento del “mímate”, curando la falta de atención que se proporciona al ego, como parte positiva.

    Yo también voy regularmente por la zona de Sagrada Familia y al contrario que tú, siempre intento ir por la acera contraria a donde están todos los turistas…quizá, también aparezca en alguna foto pero de fondo y algo borrosa… 😉

    Un fuerte abrazo!!

    Por cierto, tu amigo no querrá regalar más entradas para ir al spa, verdad??? Me entró una envidia muy sana, quizá pruebe a pedirle a mi marido, cuando esté despistado, una entrada a Aires de Barcelona, un spa también urbano con efectos sedantes naturales.

    • Pues chica, te puedes creer que el pase que tenía era para dos personas, y como no tenía con quien ir se perdió?????
      Si mi amigo me regala otro te prometo que te aviso
      Interesante tu observación, nunca había pensado que los spas son una versión moderna de los romanos… y que a falta de trabajarnos interiormente, buscamos estos recursos para compensar.. por eso me encanta tener este blog! cada uno de ustedes me enseña
      Un abrazo

  3. A mí lo que más se me cargan son las plantas de los pies, y es ahí donde más efecto me producen los masajes, hasta el extremo de hacerme botar de la camilla cuando empieza el masaje. Los chorros de agua dirigidos a esa zona producen el mismo efecto.

    Me encantan los spas y los balnearios, aunque no siempre se puede disfrutar de ellos. Depende, obviamente, de la economía. Me alegro de que hayas podido ir a uno, y espero que puedas repetir pronto.

    Saludos.

    • Pues si Mirta, darse el gusto de un spa es riquísimo de vez en cuando, y si encima te invitan como me pasó esta vez, mejor que mejor
      La Sagrada Familia es un sitio que, te puede gustar o no, da igual, es monumental, y totalmente fascinante, sobre todo cuando se observa de noche, sin el ruido de las aglomeraciones… me siento encantada de tenerla cerca cada día

  4. Increíble, el otro día me mostraron una foto de Barcelona y estabas tú…, esquivando a los turistas japoneses¡
    Me alegro que te tomes un tiempo de relax, buenísimo ¡
    Pero esperamos también fotos de tus caminatas por esas maravillosas tierras, si necesitas un fotógrafo, puedo viajar¡
    Tan bien me alegra que estés escribiendo¡
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s