Sobre el optimismo

foto-gratis.esHoy ha sido un día difícil. Ayer disfruté tanto, y no hice nada, pero en la tarde escribí aquí en el blog, luego, más tarde,  me puse a estructurar un artículo que estoy haciendo para Suite101 (y que no terminé por lenta, como siempre), medité,  estuve aquí en casa, y ya con eso mi día fue maravilloso. Desconecté tanto tanto que esta mañana fue un bofetón en la cara el volver a la realidad: tenía que ir a trabajar.

Los 10 minutos que me separan caminando de aquí de casa al trabajo me fui diciendo, Laura no seas tan quejica coño, sabes que tienes que hacer esto para poder comer, conéctate el automático y ya está, al fin y al cabo estás plenamente consciente de que es un trabajo paga-facturas, pero otra voz me decía, sí pero qué pérdida de tiempo venir aquí y estar 8 horas fastidiada en esta vaina que no me gusta… nada, ya cuando iba por la esquina me volví a decir, Laura ¡el automático!.

Y me lo conecté, pero sólo un rato. Un poco antes de las 2 llamé a Iñigo que sabía que estaba reunido con su jefe, y me contó, para resumir, que le están haciendo una jugarreta; a la media hora fui a tomarme el café como cada día en el bar de al lado que regenta una familia de mamá, papá, chico y chica, y la señora, que es muy simpática, nada más preguntarle como estaba se desahogó conmigo contándome de los clientes que están perdiendo gracias a la nueva Ley Antitabaco, y como estos clientes fumadores la cogen con ellos para pagar su impotencia porque no pueden fumar. Uffff

Pensé, qué vaina, puros problemas, y yo intentando despejarme. Ya en la noche para rematar, al cerrar le pregunto a mi compañera como quien no quiere la cosa por el pago de nuestras horas extras y me dice que eso va con el sueldo, con lo cual, después de mes y medio en este trabajo resulta que el salario es mucho menor a lo que me ofreció mi jefa. Uffff de nuevo.

¿Qué hice? Me vine a casa, hablé con Iñigo, hablé con mi jefa (si este es el sueldo mañana renuncio), me puse ropa de hacer ejercicios, bajé, llamé a la FAby para desahogarme y luego me puse a trotar 20 minutos con los merengues salaitos que a mi me gustan…..  cuando terminé estaba más tranquila, me dije ahora no pienso más en eso hasta mañana (mentira, lo intento, me cuesta la vida desconectar, pero está bien), ceno, escribo y medito para serenarme. En un momento dado me sorprendí a mi misma diciendo en voz alta, no te preocupes, todo va salir bien, va a venir una cosa mucho mejor… y algo dentro de mi me hizo sentir tranquila…

¿¿¿Será que por fin me he vuelto optimista??

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s