La tos y Miguel

snoopy, charli brown, vida, lecciones de vida, miguel, tos

Hoy estoy de descanso, pero son las 4 de la tarde y llevo todo el día agotada con la tos que no me dejó dormir.

Tengo un poco de gripe combinada con mi alergia invernal, no ha dejado de llover en Madrid (esto me recuerda a Alejandro Sanz), y aparte, no paré en todo el fin de semana trabajando y viendo gente… Pero bueno, tampoco quiero ser quejica, el viernes no tenia ganas de salir cuando terminé de currar y estuve a punto de no ir al cumpleaños del Segu porque no me sentía bien, pero luego de hablar con Iñigo por teléfono y de que me animara a salir, me decidí, y me lo pasé muy bien.  En la misma tónica estuvieron el sábado con el cumple de Feli y el domingo que me tomé unas cañas con Sabi.

Me gusta cuando no estoy muy bien de ánimo, salgo un rato y regreso a casa renovada, creo que se debe al intercambio de energía, escuchas otras historias, te ríes un poco o mucho, das lo mejor que tienes en ese momento, y ya el panorama ha cambiado, incluso te encuentras con gente que, en medio de una conversación, te suelta una frase que para ellos es una nimiedad y a ti te queda grabada por el impacto que te produce y te sirve de estímulo para algo que quieres hacer, para algo que tienes que aprender, o simplemente para lo que no quieres que suceda en tu vida.

Es como una cadena, supongo que yo también he dicho frases que han sido determinante para otros. Este finde me pasó algo así con Miguel. Estábamos hablando de conseguir lo que se quiere en la vida y cómo llegar a ello, y de repente me suelta “si tú quieres escribir, trabajando de camarera no lo vas a lograr, yo creo que hay asomar el hocico por donde se pueda, yo lo he hecho así, he estado en sitios donde hay músicos mejores que yo (es percusionista el Migue) y nunca he tenido necesidad de trabajar en otra cosa en el tiempo que llevo en España”.

Cuando te sueltan una frase como esa en medio de una reunión y estás en una etapa de tu vida desesperada por conseguir tu camino, lo primero que quieres hacer es decirle al sujeto en cuestión ¡vete a tomar por culo!, del ego tan herido que lo tienes. Pero medio minuto después, mientras él sigue hablando y tú lo oyes pero no lo escuchas como la maestra de Charlie Brown, viene la Laura inteligente que te dice, chica, te dolerá mucho pero te está dando una lección de vida el pendejo éste que te viene buenísima.

Eso fue el sábado, hoy es lunes y yo sigo dándole vueltas al asunto, dónde asomar el hocico. Y cómo aún no consigo dónde me puse a escribir este post que estás leyendo, que para eso me inventé este diario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s